jueves, 12 de septiembre de 2013

Grandes empresas no se deben quedar con los subsidios sociales

ROSA MARÍA ARMENDARÍZ MUÑOZ...

Grandes empresas no se deben quedar
con los subsidios sociales: CNCINPRO
Vinicio Portela Hernández
En gira de trabajo por el estado de Chiapas, la Presidenta de la Confederación Nacional Campesina de Indígenas y Productores Rurales A. C., Rosa María Armendaríz Muñoz, informó que su organización califica como bueno el presupuesto de egresos presentado por el Presidente Enrique Peña Nieto, pero enfática lanzó un llamado para que los apoyos sociales bajen hasta la ciudadanía más necesitada.
En conferencia de prensa, la líder campesina aseguró que hay un entusiasmo en el sector para que se echen andar los proyectos productivos, pero estarán muy pendientes de que las grandes empresas, principalmente las constructoras, no se queden con esas aportaciones como lo hicieron en el sexenio de Felipe Calderón.
Dijo que “las grandes empresas quieran los subsidios sociales cuando ellas tienen ganancias privadas, el pueblo no puede estar pagando para que las empresas puedan seguir enriqueciéndose”.
Armendaríz Muños aseguró que las constructoras quieren engañar a la administración federal y al jefe del Ejecutivo, Enrique Peña Nieto, con la fachada de empresas exitosas y la verdad es que todas ellas se encuentran en quiebra, “son adictas al dinero público”.
Señaló que la propuesta de la CNCINPRO es que la Secretaría de Hacienda y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, validen perfectamente a cada una de las grandes empresas antes de entregar los recursos, además de que deberán voltear a ver las propuestas de los jóvenes y de las inmobiliarias rurales quienes son los que verdaderamente necesitan ese apoyo y no los emporios que crean viviendas chicas, lejos de los centros de trabajo y que antes de que sean entregadas ya están destruidas.
La representante de los productores rurales aseveró que el sector al que representa está en total desacuerdo con que se le aplique el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a la educación ya que va en perjuicio de la juventud, los niños y sus familias que buscan alternativas para ser educados.
Así mismo, recordó que la CNCINPRO está luchando desde hace muchos años contra el impuesto en los alimentos, “desde la administración calderonista fuimos los primeros en denunciar este atropello a la población y resistirnos por las vías legales y democráticas a esa imposición”.
Rosa María Armendaíz precisó también se debe parar la deuda pública en los estados y municipios ya que ningún gobierno puede aguantar con esa carga y administrarse con pasivos negativos y lo más grave “que los gobiernos destinen dinero para la compra de votos cada que vienen procesos electorales”.
Mandó un mensaje a los cañeros para que no se preocupen, los cuales se sentían inquietados por los nuevos impuestos a las bebidas azucaradas, ya que las trasnacionales no utilizan azúcar sino fructuosa, por lo que no habrá una afectación significativa en sus ganancias.
Las refresqueras han estado realizando una campaña de engaño con los productores cañeros para que se manifiesten en contra de dicho impuesto, indicó la Presidenta Nacional de la CNCINPRO, pero son esas grandes empresas las que enferman a la ciudadanía, a los jóvenes y los niños y expresó su preocupación que las instituciones de salud pública no estén haciendo nada para que estos productos, que  generan obesidad y desordenes alimenticios, ya no se vendan en las escuelas de nivel básico.
Para finalizar la conferencia, señaló Armendaríz Muñoz, que históricamente se han destinado un porcentaje muy bajo al presupuesto para el campo y espera que el Poder Legislativo cambie esta tendencia y para que el agro mexicano produzca los alimentos que necesitan los connacionales y no estar importando productos que merman el mercado interno, “tenemos todo para ser autosuficientes en el sector alimenticio, por eso hay que dar el paso para apoyar a los productores de nuestro país”, aseguró.

Acotó la líder campesino, que este siglo XXI es el siglo de la sociedad civil, ya que está dictando la transformación y los cambio dentro de sus propias comunidades, con una participación activa y ocupados para que esto sea una realidad, por lo que la política no puede estar ajena y debe considerar seriamente las propuestas que vengan desde la ciudadanía.