jueves, 19 de mayo de 2011

POCh otro partido que mantener en Chiapas


En Síntesis…
POCh otro partido que mantener en Chiapas
 Vinicio Portela Hernández
Como si se necesitaran más partidos políticos en el estado, ahora se aparece en la escena el Partido Orgullo Chiapas (POCh) que según su dirigente estatal, Carlos Alberto Herrera Ruiz, quieren hacer un movimiento social local ya que los partidos nacionales están muy desprestigiados.
Así que se pongan a temblar, ya que el POCh viene con todo para el 2012, el PRI, PRD y PAN deberán hacer una estrategia para contrarrestar la desandada de militantes que querrán ser parte del nuevo proyecto político local.
Y como las ideas son tan nuevas del Orgullo Chiapas, dice su líder que la situación es muy clara en el estado, se enfocarán en atender lo que sucede en el “campo y la ciudad”, hay “cabrón” el hilo negro fue revelado, que bueno que no se van a enfocar en lo que pase en el espacio porque sino hasta marcianos y venusinos afiliarían.
Eso sí, muy aclarado lo dejó el POCh no es un partido de izquierda, ni de derecha, ni del centro, sino todo junto con pegado, que agarraron lo mejor de todos dije y ese pensamiento es estatutario del partido.
Herrara Ruiz así lo explicó, al más puro estilo de la “Chimoltrufia”: “no tenemos esa vocación de que podemos decirnos que somos de la centro o de la izquierda porque tenemos lo mejor de todo, lo que buscamos en la integración de los estatutos, la creación de principios, es buscar lo mejor de todos sin robarles las ideas, sino simplemente ideas que coinciden con la que nosotros tenemos… lo que te decía es que no hay que buscar nuevas fórmulas, simplemente ahí están y simplemente hay que aplicarlas”. Exijo una explicación ¡plop!.
Ante esa respuesta que raya en lo “filosófico”, cuestioné a Carlos Herrera sobre sí no tenía una doctrina o corriente política, ¿entonces no sería mejor que se integrara a otro partido?.
Contundentemente me respondió que no, “lo que queremos es que realmente la gente dentro de este movimiento que estamos buscando, la gente forme parte del partido y que además cuando llegue el candidato, sea presidente municipal o diputado, le exija y esté en condiciones exigirles que gobierne bien, más que cumplir una campaña electoral”.
Sí esta regla política que propone el POCh se viviera en la actualidad, entonces no podríamos como ciudadanos demandarles a los políticos que actúen conforme a derecho, o sea que gobiernen bien.
“What”, ¿así que si no eres un militante del partido no le puedes reclamar a tu candidato y menos a un gobernante? O cómo es líder.
Uno de los tópicos de la plataforma del Partido Orgullo Chiapas, informó Herrera Ruiz, es el empoderamiento de la sociedad “que no esté pasiva sino que forme parte de las decisiones tanto del partido, tenemos organismos en este momento creados para que la gente que está en los municipios, no solamente los comités municipales, puedan llegar incluso a formar parte de las decisiones de las asambleas y consejos estatales, esa es la esencia del partido, que la gente no quede fuera de las decisiones y de su propio desarrollo”.
Lo raro de esta afirmación es que luego le pregunté si existían organismos al interior del POCh y me dijo que no. Puro taco de lengua.
Afirmó que tienen en este momento seis mil militantes en activo y que se encuentran en proceso de afiliación unos 18 mil más o menos y que están acortando el proceso de afiliación y que con tan solo que la persona exprese su “voluntad” para pertenecer a este partido político es suficiente y se haga de manera rápida.
Que fregones son los “POCheros”, ni el PRI sabe a ciencia cierta cuantos militantes tienen y ellos hasta pueden medir cuantos más se afiliarán.
Pero lo más sorprendente fue la rapidez que este nuevo partido fue constituido legalmente, según las cuentas de Carlos Alberto Herrera Ruiz, el dos de abril de este año se realizó su Asamblea General para la conformación del POCh, el cuatro del mismo mes lo presentaron al Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana y el 11 les otorgaron el reconocimiento y claro está también sus prerrogativas.  
Lo cuestioné sobre si irían en alianzas y coaliciones, Herrera Ruiz me señaló que esa opción está en análisis, le recalqué ya que es una forma en que un partido “pequeño” conserve su registro y muy seguro me dijo que no era ese el objetivo del partido.
En automático le pregunté que si un partido político es un buen negocio, su respuesta era de esperarse, puro bla bla bla, demagogo hasta más no poder, le dio más vueltas que la carretera libre a San Cristóbal de las Casas.
Pero como no va a serlo cuando el Presidente del Comité Estatal de ese Partido, Carlos Alberto Herrera Ruiz, gana 25 mil pesos, el Secretario General se embolsa 20 mil y los Secretarios nueve mil, y aún así negó que sea un buen negocio cuando mensualmente reciben del IE y PC más de 300 mil pesos. Por favor.
“Si lo vas a ver como un negocio, vas a hacer que todo el recurso y que todas las presidencias, no sé, me imagino mil situaciones que tú puedas hacer negocios, no, sin embargo, en este caso es simplemente claro, hacer crecer un partido”. Así o más cantinflada la declaración.
Sin tener ningún argumento válido, el Presidente del POCh divagaba en conceptos que no tenían nada que ver con la pregunta del “negocio”, pero confirmó que su capacidad de liderazgo es mínimo.

No más minipartidos
Si de algo está cansada la sociedad es de estar manteniendo políticos zánganos, que no sirvan para nada y que se dediquen nada más a estar calentando el “hueso” y succionando todo lo que puedan del presupuesto.
Los partidos políticos son tan mal vistos por la ciudadanía, que cuando se crea uno nuevo sólo queda lamentarse, en el caso del estado, el Partido Orgullo Chiapas es un buen ejemplo, no cuentan con una plataforma ni doctrina política, menos con un plan de trabajo definido y carece de una militancia real.
Entonces, ¿para qué nos sirve a los chiapanecos esta opción?, para absolutamente nada, en el 2012 perderá el registro si no se alía con algún partido posesionado, tal y como lo hace el Partido del Trabajo, el Verde Ecologista de México, Nueva Alianza y Convergencia, que si no fuera por las alianzas y coaliciones desde hace mucho tiempo hubieran desaparecido.
El caso del POCh, es más grave, es un partido desconocido, con un perfil mediocre de dirigencia y militancia inexistente, qué buscan, pues los miles de millones de “quinquirrines”  que genera el IE y PC a base de los impuestos de los chiapanecos.
Los minipartidos son “sanguijuelas” que embaucan las instituciones para hacerse de recursos fáciles y poder jugar a la democracia.
No es cierto que los electores busquen pluralidad en los partidos, eso es historia, si no que les pregunten al PRI, PAN y PRD que ahora están preocupados porque salgan a votar y es más, que no se anulen los votos como lo sucedido en pasadas elecciones.
Entonces que se puede esperar de un remedo de partido que pueden repartirse 300 mil pesos mensuales, tener sueldos de 25 mil pesos, cuando hay un pueblo con salarios mínimos de vergüenza.
Como decían las abuelitas, “pena les debería de dar” de estarse embolsando esos recursos que se podrían canalizar al combate a la pobreza, a la creación de empleos y a la educación.
Se les debería caer la cara de vergüenza a estos supuestos políticos de quitarles los recursos a ese pueblo que tanto defienden para hacerse ricos y buscar cotos de poder.
Sí hay algo que reclamarles a esos que consideran que la democracia es un negocio, no es que busquen recovecos en la ley para ser ladrones de cuello blanco, sino por el descaro de presentarse como una alternativa diferente de gobierno cuando todo es un engaño, una estafa.
El POCh será otro partido “nini” que mantener.

Terminé
Comentarios en: vypher55@yahoo.com.mx, vinicioportela@gmail.com,
Twitter: @VinicioPortela o en el blog vinicioportela.blogspot.com