martes, 21 de abril de 2015

Dejemos que se casen Obispo

En Síntesis…
Dejemos que se casen: Obispo
Vinicio Portela Hernández
La boda del Gobernador Manuel Velasco Coello y la actriz Anahí Giovanna Puente Portillo, mejor conocida simplemente como Anahí, es un acontecimiento de la vida privada del mandatario chiapaneco.
Sin embargo, y pese a que no se le ha dado mucha publicidad, para los medios de comunicación del corazón la han calificado como el matrimonio del año.
Esta etiqueta ha sido el detonante para que decenas de analistas de espectáculos especulen con los pormenores de la ceremonia religiosa y hasta de la recepción, según estos enterados aseguran que va a tener más de 250 invitados y todos de alto pedorraje, y que hasta remodelaciones se le están haciendo a la Catedral de San Marcos.
Lo cierto es que el Güero ha dicho que no es así, que su boda será sencilla y austera, la verdad que no veo otra forma de hacerla, ya que el trabajo del Gobernador es de 24 por 7 y no tendría tiempo para otra cosa.
Y así lo confirmó el mismo Velasco en un comunicado: “mi prometida y un servidor hemos decidido llevar a cabo una ceremonia matrimonial sencilla, donde no habrá ninguna recepción ni fiesta alguna luego de tres años de noviazgo”.
Sin embargo los chismes son muchos y de todos los colores y sabores, ya saben con aquello de las fuentes cercanas las revistas rosas pueden hacer cuentos de hadas y castillos en el aire con tal de vender sus ejemplares.
Yo creo que me voy a quedar con lo que dijo el Obispo de la Diócesis de Tuxtla Gutiérrez, Fabio Martínez Castilla en su conferencia dominical con los compañeros de la prensa: “dejemos que se casen donde ellos decidan, no hemos visto nada sobre esa boda y estamos criticando, debemos llevar las cosas con sabiduría y respeto. No es un pecado casarse, millones de parejas se casan todos los días ante Dios nuestro Señor en todo el mundo, debemos darle la oportunidad porque más que un político, tiene derecho como cualquier persona a hacer su vida privada”.
Y con esta última reflexión del clérigo voy a verter mi opinión. Para los chiapanecos la boda de su Gobernador debe ser importante y hasta de curiosidad, máxime que se casa con una artista reconocida mundialmente, pero de eso a que nos metamos hasta los platos creo que no nos incumbe la vida personal del Mandatario Estatal, de ella puede hacer lo que le venga en gana, claro sin afectar la administración pública.
Sin embargo, hay algo más importante que le podría reclamar a Manuel Velasco de su boda: -¡Gober, no me ha llegado mi invitación a la despedida de soltero!-. #OkNo plop!!!.

Queso chiapaneco
En Chiapas la ganadería sigue siendo, con la agricultura, una actividad socioeconómica primordial. La entidad cuenta con un inventario ganadero de unos dos millones de cabezas, básicamente de vacas doble propósito, la generación de carne y leche, procedentes de la cruza de ganado europeo y que producen anualmente aproximadamente 365 millones de litros de leche en promedio, cerca de un millón de litros al día.
De ese total de leche, aproximadamente el 60 por ciento es industrializada por micro y pequeñas empresas queseras; un 30 por ciento por empresas grandes y un 10 por ciento se comercializa para consumo directo.
El Queso Crema de Chiapas, junto con el de Bola de Ocosingo, son los quesos genuinos más emblemáticos de ese estado. Se trata de un queso de pasta blanda, tajable, fresca y prensada obtenida por el cuajado mixto de leche cruda procedente de ganado de doble propósito, muy propio de la ganadería extensiva Chiapaneca.
El producto se presenta en el mercado como un prisma rectangular cuyo peso oscila entre aproximadamente de medio y un kilogramo. Generalmente, las piezas de queso van envueltas en una envoltura de aluminio y otra de papel celofán, amarillo o rojo; la etiqueta del fabricante se ubica entre ambos materiales. Este empaque imparte al producto un gran atractivo visual que atrae fácilmente a los compradores. No obstante, se fabrica en el estado cierta proporción de Queso Crema sin empaque, cuya venta es como producto fresco de ágil comercialización.
La pasta de este queso está altamente desmineralizada debido a un prolongado cuajado ácido- enzimático que ocurre durante varias horas a temperatura ambiente (20 – 27 °C). El producto final muestra una pasta blancuzca o ligeramente amarilla, según el contenido de grasa, y una consistencia blanda o friable, pero fácilmente rajable; su sabor es mediana a fuertemente ácido, balanceado apenas por su contenido de sal.

Terminé
Comentarios en:
Email: vinicioportela@gmail.com
Twitter: @VinicioPortela
Facebook: vinicio.portelahernandez

Blog: vinicioportela.blogspot.mx