miércoles, 22 de junio de 2011

Mucho PAN caliente para el 2012


En Síntesis…
Mucho PAN caliente para el 2012
Vinicio Portela Hernández
Sin tenerle una “micra” de respeto a su Presidente de la República, Secretarios de Gobierno se “pavonean” en la farándula política para ser el sucesor de Felipe Calderón en el 2012.
Dejando a un lado su responsabilidad de servidores y “valiéndoles gorro” el compromiso que tienen con la ciudadanía los Secretarios de Hacienda y Crédito Público, del Trabajo y Previsión Social y de Educación Pública, han abierto su corazoncito y dicho a los cuatro vientos que tienen expectativas para ser candidatos por el Partido Acción Nacional a la Presidencia de la República pese a que están ostentando un cargo público.
Ernesto Cordero Arroyo, flamante Secretario de Hacienda, que piensa que los mexicanos podemos tener decorosas vidas con seis mil pesos mensuales, es uno de los más “calientes” en el “hándicap” electorero para el 2012.
Cordero Arrollo es tan “sinvergüenza” que hasta reta a debate al Gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, priísta que encabeza las preferencias en su partido para ocupar la candidatura presidencial.
El Secretario de Hacienda, sin miramientos, inició una campaña política con miras a la sucesión del Presidente de la República y utiliza sus puesto como servidor público a su beneficio, claro que distrayendo su responsabilidad primaria que es la estabilidad económica de México.
Pese a que el “Corderito del Arrollo” grita que él usa su dinero y descansos  para promoverse políticamente, sus acciones lo descubren, ya que en cualquier oportunidad que tiene “abre su escote” para mostrar las intenciones que tiene en ocupar la Presidencia de la República.
El ejemplo más claro de su desfachatez y de que miente, es que en una gira por Paris, Francia, a Ernesto Cordero se le ocurrió mandar un comunicado de prensa, a través de la oficina de Comunicación Social de Hacienda, para agradecer a sus compañeros de partido haberlo considerado como posible candidato a la Presidencia de la República por el PAN, por una carta de respaldo.
Entre otras cosas, el “secre” les expresaba en el boletín oficial a los panistas “encorderados”: “quiero decir que agradezco a mis compañeros que reconozcan el trabajo que hemos realizado. Es un gran honor ser considerado como un posible abanderado de mi partido (PAN) para continuar con lo que han sido ya diez años de logros y avances”. Si esto no es proselitismo, ¿entonces qué es?
Este hecho, fue el 26 de mayo del año en curso, el cual le valió un punto de acuerdo en la Sesión Permanente del Congreso, el cual le solicitó al titular de la SHCP abstenerse de dar declaraciones electorales en actos oficiales.
Por su parte, el Secretario del Trabajo y Previsión Social, Javier Lozano Alarcón, no se queda atrás en su “jiribilla” por ocupar el lugar de Felipe Calderón, al punto de ser el que “grille” más en el seno del panismo.
Lozano, tampoco ha ocultado la “virgencita de su parroquia” y ha manifestado abiertamente que él quiere ser el Presidente de la República. Así de directo.
Como dice el refrán popular, ni más claro que el agua, el pasado 24 de marzo, el Secretario del Trabajo en una gira por el estado de Aguascalientes, les informó a representantes de los medios de comunicación que no tenía duda que el próximo presidente sería panista y que sería él.
Con el “súper yo” a la máxima potencia, Javier Lozano ubicó la mira de sus críticas contra el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, de los cuales no ha ganado una.
Pero el estigma que no ha podido superar Lozano Alarcón  es su origen priísta, como parte del gabinete de Ernesto Zedillo, el cual fue parte de quien entregó la Presidencia de la República al PAN y sin olvidar que también fue candidato a una diputación por el estado de Puebla, la cual perdió.
En la transición de gobierno del priísmo al panismo Lozano “tomó maletas” y persiguiendo el hueso, se trasmutó del tricolor al azul, por lo que fue considerado como un traidor. Así que conoce las mieles revolucionarias y las nacionalistas.
Por último el Secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio Irazábal, es otro que no le importa ni un bledo sus labores y anda en franco proselitismo por la república mexicana, lo ha mencionado en infinidad de ocasiones.
Y disimulando su campaña política con giras de trabajo, también transita los estados de la República exaltando su imagen, so pretexto de que como ciudadano tiene todo el derecho de promoverse a una aspiración política, que dicho sea de paso también la está costeando con el puesto que ocupa en la actual administración, así que considerarse un “ciudadano” en su caso puede estar muy difícil.
En el caso de los tres Secretarios panistas “calientes, ninguno de ellos puede manifestar a ciencia cierta que no están utilizando recursos públicos para su interés particular de promoverse como candidatos a la Presidencia de la República para el 2012.
Todos en algún momento manipulan su escalafón político para estar haciendo una campaña abierta y sin tapujos, manejan a su antojo la estructura se las secretarias en su campaña política, distrayéndose de sus responsabilidades como servidores públicos.
Habría una cuarta opción panista, la Diputada Federal Josefina Vázquez Mota, la cual no la refiero, ya que con sus vínculos con el ex Presidente Vicente Fox y las supuestas confabulaciones con Pablo Salazar Mendiguchía, ex gobernador de Chiapas, en este momento quedaría totalmente descartada de contienda azul.
Las preguntas serían. Quién es la institución que les pondrá un alto a estos funcionarios que ocupan su tiempo y el erario público en actos anticipados de campañas.
Quién tendrá los suficientes pantalones para parar en seco la indiferencia de los secretarios a la labor pública.
Por lo pronto, el Instituto Federal Electoral le tiemplan las “ancas” y no hace nada, por otro lado el Poder Legislativo tiene sus propios intereses y aberraciones y hace como que trabaja en ello y tampoco mueve un ápice para detener la desfachatez de los Secretarios.
Así que debería entrar al quite el Poder Judicial para poner orden al desgarrete al interior de la administración del Presidente Felipe Calderón que sólo ve como le faltan al respeto a la investidura presidencial sin hacer nada al respecto.

Terminé
Comentarios en: vypher55@yahoo.com.mx, vinicioportela@gmail.com,
Twitter: @VinicioPortela o en el blog vinicioportela.blogspot.com