miércoles, 12 de agosto de 2015

Denuncian más moches para Condorito

En Síntesis…
Denuncian más moches para “Condorito" 
Vinicio Portela Hernández
El descaro y la corrupción son la característica principal del titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Jorge Luis Llaven Abarca, quien en su avaricia y deseo de riquezas no le importa realizar actos deshonestos e ilícitos para conseguir dinero.
Desde este espacio se han denunciado muchos casos del comportamiento ilegal del Comisario quien se hace llamar en clave “Cóndor”, una de las mas recientes es la imposición de “cuotas” a sus Policías que se encuentran en los municipios, estas aportaciones son para que puedan seguir laborando en esas plazas y que tengan seguro su trabajo.
La más reciente denuncia fue el los municipios de Simojovel y Bochil, donde los comandantes Jacob Ortíz Pérez y Rodulfo Nájera exigen la cantidad de 15 mil pesos a sus elementos y de no hacerlo realizan despidos arbitrarios y sí tienen suerte solo los cambian de adscripción, con una característica que sea lo más lejano a sus familiares.
Pero esto es apenas la punta de la cadena de corrupción, los uniformados hartos de estar bajo el mando de personas prepotentes que los hacen delinquir, también denunciaron el cobro de “cuotas” en la Direción de la Policía de Turismo y Caminos, que es dirigida por el Comisario Martín de Jesús Coutiño López.
Este personaje de todas las confianzas de su jefecito el Subsecretario de Seguridad Turística y Vial, Comisario Jefe José Luis Pinot Villagrán, explota a sus subalternos para que entregue su moche mensual respectivo.
Entre las plazas que se deben poner la del Puebla se encuentran: Comitán, encargado Javier de León Vázquez, con 25 mil pesos; Tapachula, encargado Rafael Acebo Choy, 10 mil pesos; Frontera Comalapa, encargado Luis Alberto Sandoval, 15 mil pesos; San Cristóbal de las Casas, encargado Elín Arroyo Nucamendi, 10 mil pesos; Ocosingo, encargado Isidro Pérez Hernández, 15 mil pesos; Tonalá, encargado Javier Peña Vera, 10 mil pesos; Revolución Mexicana, encargado Alberto Mota Gómez, 15 mil pesos; Cintalapa, encargado José Luis García Moreno, 10 mil; y la capital Tuxtla Gutiérrez, encargado Alfonso Rufo Vidal, no tiene una tarifa fija pero es el que se lleva la mayor chinga ya que solventa los gastos del Director de la Policía de Turismo y Caminos, que van desde la compra de regalos, el pago de las parranda y la renta de servicios sexuales.
En esa oportunidad los afectados señalaron que la entrega de este recurso son los primeros cuatro días de cada mes, sin excusa ni pretexto, ya que son órdenes directas del Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Jorge Luis Llaven Abarca, quien recibe el dinero a través de su Secretario Particular, Salvador Alejandro Hernández Aguilar, y que son aproximadamente unos 135 mil pesos. 
Pero esto no es suficiente para el Comisario Condorito, su ambición también le afecta a los Policías Estatales, para él todos sus elementos son cajeros automáticos donde tiene a su disposición miles de pesos.
A través de su incondicional y máximo esbirro, el Jefe del Estado Mayor, Carlos Manuel Calvo Martínez, Llaven Abarca recibe más de un millón de pesos mensuales de al menos cuatro municipios.
Calvo Martínez es conocido entre los elementos de la SSPC como prepotente, quien se extralimita a grados de la agresión física y la amenaza. A él no le importa sí el policía es varón o mujer, si está enfermo o incapacitado, el jefe del Estado Mayor da una orden como si todos fueran esclavos.
Los denunciantes aseguran, por ser testigos presenciales, que en las reuniones entre los altos mandos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana se jactan de tener el estado más seguro de todo el país, ya que han pactado con los grupos delincuenciales, y como el que paga manda, estos les dejan extraordinarios dividendos que les permiten una vida de lujo y de excesos.
Pero de vez en cuando los policías que andan atariados en conseguir sus “aportaciones voluntarias” se topan con uno que otro “pactado” a quien quieren extorsionar y les sale el tiro por la culata, como lo que pasó a principio de junio en Salto de Agua, donde una patrulla, con el número económico 40087, quedó semi destruida por los impactos de bala, al parecer de un fusil de asalto.
A pesar de lo anterior, es tanto el miedo que infunde Calvo Martínez a sus subalternos que les exige mensualmente a los encargados de las plazas cantidades exorbitantes como: San Cristóbal de las Casas, el Comandante Romeo Alfredo Rodríguez 300 mil pesos; al igual que al Comandante Narde Aldalberto Sánchez Archila de Tapachula de Córdova y Ordóñez; en Comitán de Domínguez es más mesurado y solo pide de “cuota” al Comandante José Ermegildo Ortíz 200 mil pesos; esta tarifa también la deben entregar los responsables de Palenque y Benemérito de las Américas, lo que equivale a un millón 200 mil pesos.
Todos este “botín” se reparten entre los incondicionales de Jefe del Estado Mayor, pero la gran mayoría del recurso llega a las manos de Jorge Luis Llaven Abarca, pero como el Condorito ya es muy pudiente no se mancha las manos y manda a su sirviente, que en nómina aparece como Secretario Particular, Salvador Alejandro Hernández Aguilar.
Estos datos son comprobables, los mismos policías han denunciado públicamente los hechos delictivos, pero al parecer el poder del Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana es tan grande que alcanza a las mas altas esferas de la política estatal y nacional, nadie le puede hacer nada, nadie le puede fincar nada, nadie le puede investigar nada, es todo poderoso, tanto así que me comentaron que uno de sus padrinos políticos es el propio Secretario de la Armada de México, General de División Salvador Cienfuegos Zepada.
Al parecer no hay tamaños, de esos que incuban las gallinas, por parte del Secretario de la Función Pública, Miguel Agustín López Camacho, para iniciar una investigación de oficio ante las denuncias públicas de los afectados.
Claro que para este “funcionario” y como muchos otros, hay miles de pretextos para tomar al toro por los cuernos, en este caso al Condorito de las alas, sin embargo, me confiesan los uniformados, hay esperanza para que algún día llegue la justicia que tanto necesitan, no solo en el plano social y laboral, también que en la titularidad de la SSPC exista un policía como ellos que busque la paz social y la seguridad del patrimonio de todos los chiapanecos. En verdad que me gustaría compartir esta visión optimista.

Comentarios en:
Email: vinicioportela@gmail.com
Twitter: @VinicioPortela
Facebook: vinicio.portelahernandez

Blog: vinicioportela.blogspot.mx