lunes, 3 de junio de 2013

A tiempo y con compromiso

En Síntesis…
A tiempo y con
compromiso
Vinicio Portela Hernández
El Gobernador Manuel Velasco Coello ha sentado un precedente sobre lo que debe ser la actuación de un gobernante ante la emergencia causada por un fenómeno natural.
Desde los primeros días de su Gobierno, el mandatario señaló que unos de sus principales propósitos sería el establecimiento de una nueva cultura de la protección civil y vaya que, ante el paso del huracán Bárbara, se nota que las cosas han cambiado para bien.
Primero, ante la alerta sobre el paso del meteoro, instruyó la realización de la Tercera Reunión Extraordinaria del Sistema Estatal de Protección Civil, a modo de que cada uno de sus componentes estuviera atento a su quehacer y con base en una estrategia bien definida en el Plan Específico para la Temporada de Lluvias y Ciclones 2013. Nada de improvisaciones, pues la prevención es cosa seria.
Ahí se dieron a conocer con puntualidad los informes de las estaciones meteorológicas locales, que Chiapas cuenta con un buen sistema de advertencias, nacionales e internacionales sobre la evolución de la depresión tropical que devino en tormenta y arribó a la costa en calidad de huracán. Entonces, el ejecutivo estatal señaló: “el trabajo coordinado entre autoridades y la generación de políticas públicas permitirá consolidar a la protección civil en Chiapas como una fuerza preventiva con mayor capacidad de respuesta, ante las intensas lluvias que se avecinan”.
Luego, respuesta inmediata a la emergencia con atención a todas las localidades en riesgo: La Gloria, El Arenal, La Línea, El Pleito, Santa Brígida, Emiliano Zapata, Berlín, Ranchería Las Arenas y Mal Paso en el municipio de Arriaga y a las localidades de Paredón, Puerto Arista, La Laguna, Ojo de Agua, San Luqueño la Costa, Boca del Cielo, La Joyita, Guadalupe Victoria, La Polka, Miguel Hidalgo, Paraíso, Cabeza de Toro, Huizachal, Villa Hermosa, Santa Rosa Las Limas y El Verano, del municipio de Tonalá.
Por la velocidad y la calidad de la respuesta de las autoridades involucradas, a pesar de que Bárbara ha sido el huracán que más directamente ha golpeado el territorio chiapaneco desde 1954, se logró saldo blanco: ningún muerto y ningún herido de gravedad. Ese sólo logro sería suficiente para demostrar que prevenir funciona, que actuar de manera organizada y coordinada cuenta, y que el Gobernador Manuel Velasco Coello actuó como deberían hacerlo todos los gobernantes, a tiempo, con compromiso y convicción.
Pero más allá, la actuación de Velasco para atender de inmediato a la población damnificada también ha sido notable. En principio, poniendo a funcionar los estupendos mecanismos de coordinación que ha establecido con el Gobierno federal, para activar de manera inmediata, como no se recuerda que haya ocurrido en el pasado, la Declaratoria de emergencia solicitada por el gobierno estatal, que ha permitido a las autoridades contar con recursos para atender las necesidades alimenticias, de abrigo y de salud de la población afectada, en 32 municipios afectados: Acacoyagua, Acapetahua, Amatenango de la Frontera, Arriaga, Bejucal de Ocampo, Belisario Domínguez, Bellavista, Chamula, Cintalapa, Escuintla, La Grandeza, Huehuetán, Huixtla, Jiquipilas, Mapastepec, Mazapa de Madero, Mazatán, Motozintla, Ocozocoautla de Espinosa, El Parral, Pijijiapan, El Porvenir, San Cristóbal de Las Casas, Siltepec, Tapachula, Tenejapa, Tonalá, Tuzantán, Villa Corzo, Villaflores y Zinacantán.
Y todavía más, Velasco Coello anduvo a pie por La Gloria y Emiliano Zapata, localidades afectadas en el municipio de Arriaga, con el alcalde Noé López Duque de Estrada, funcionarios de su gabinete y representantes del Fondo Nacional de Desastres Naturales (FONDEN), para instruir las acciones inmediatas de salud, infraestructura y de apoyo a pescadores y gente del campo a favor de los damnificados por Bárbara. Visitó igualmente la Bahía de Paredón, en el municipio de Tonalá, con toda su comitiva y el presidente municipal Manuel Narcia Coutiño.
Con su atención permanente desde antes del arribo de Bárbara hasta la atención oportuna de los afectados y, sobre todo con el saldo blanco alcanzado, reitero que Manuel Velasco ha puesto una cota muy alta a cualquier gobernante, sobre cómo actuar ante la inminencia de un desastre, durante su ocurrencia y ante sus efectos.
Toda una lección.

Terminé
Comentarios en:
vinicioportela@gmail.com
vypher55@yahoo.com.mx
Twitter: @VinicioPortela

Blog: vinicioportela.blogspot.mx