miércoles, 30 de mayo de 2012

Costa Bonino en nuevo señor de las ligas


En Síntesis…
Costa Bonino, el nuevo señor de las ligas
Vinicio Portela Hernández
Ya se habían tardado, el verdadero y único objetivo del “endiosado” Andrés Manuel López Obrador siempre a sido el dinero. Campaña tras campaña, al que se da golpes de pecho y perjura que acabará con la corrupción del país, le han demostrado públicamente que es un ambicioso.
AMLOve y su campaña, siempre han denostado la actitud de los empresarios, los han criticado, los ha llamado “mafiosos”, pero eso sí, a la hora de pasar la charola son muy buenos para ir a estirar la mano.
Quien se ha olvidado de los videos donde René Bejarano llenaba un maletín de fajos de billetes, producto de los acuerdos en lo “obscurito” con el supuesto empresario Carlos Ahumada, eso en el año de 2004.
Todavía a muchas personas tenemos el recuerdo cercano de cómo el original “Seños de las Ligas” casi con desesperación introducía hasta billetes en su saco.
En ese tiempo, el “Amoroso” se encontraba encumbrado desde la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, pero con la mira a los comicios del 2006, por lo cual su partida de “esbirros” ya estaban moviendo las fichas, entre ellos Bejarano.
López Obrador “sacrificó” a su coordinador de la fracción del PRD en la asamblea capitalina y le pidió su licencia, mientras que Él como buen “amo y señor” se lavaba las manos de las acciones delincuenciales de su “peón”.
De nueva cuenta, el destino siniestro de AMLO lo vuelve a alcanzar, ahora su asesor de campaña “de lujo”, Luis Acosta Bonino, es grabado pidiendo seis millones de dólares para la campaña de su “jefecito” a un grupo de empresarios, supuestamente que con eso se aseguraba el triunfo de las izquierdas en el país.
El “neo señor de las ligas” le prometió sus probables “patrocinadores” que de ayudarlos podrían tener reuniones con “todopoderoso” Andrés Manuel para exponerles sus necesidades.
Costa Bonino les aseguró a los empresarios: “quería pedir en esta ocasión que le pudieran dar a la campaña sabiendo que es un apoyo no a la esperanza, sino al triunfo”. Que descaro.
Ante tal afirmación, lo única hipótesis es que necesitan ese recurso para la compra de votos, para otra cosa no lo creo, ya que con la mano en la cintura un tipo como Luis Costa ya no toma en cuenta el proceso electoral, menos el voto, sino el dinero que es con que va a ganar “El PG”.
Y como la honestidad es una de las características primordiales de Andrés Manuel López Obrador, pues de nueva cuenta “hace que la virgen le habla” y niega todo. Dice que Él desconoce de la supuesta reunió de Luis Costa Bonino y se lava las manos.
El “Amo” de las izquierdas mexicanas, recurre nuevamente a la estrategia del “Tío Lolo” y no hay poder humano que lo vaya hacer cambiar, porque su honestidad es tan amplia que no comete pecado.
Ahora solo falta que dé el siguiente paso, el de culpar a los medios de comunicación y a los empresarios, que “maliciosamente” le están haciendo una campaña de desprestigio en su contra.
Porque para eso si en bueno el señor López Obrador, en señalar un “compló”. Pero cuando se le piden cuentas a Él y se le cuestiona sobre los malos manejos de recursos, ya todos los periodistas y medios de comunicación somos entreguistas y comprados.
Lo que está sucediendo con Luis Costa Bonino, es el reflejo de las campañas que siempre ha tenido AMLO, procesos de una “doble cara”, mientras en su discurso habla de combate a la corrupción, por la espalda está dando instrucciones “para sangrar” a los empresarios que tanto critica.
Andrés Manuel López Obrador es un “vividor” de la política de la “esperanza”, la sabe vender muy bien a las clases populares, a los ciudadanos ávidos de un cambio, a una población cansada de corrupción.
El “Mesías” tiene la mejor mercadotecnia para “delinquir”, se disfraza de “Juarista” y proclama que el es el “cambio verdadero”. Pero no es así, los hechos hablan por si mismos, la corrupción y la ambición son sus principales motores para poder seguir en la política.
Esa misma política que tanto critica. Pero que al mismo tiempo lo ha mantenido muy bien, tanto así que su hijo se puede dar vida de “Junior”, en viajes y en yates, con tenis exclusivos de Louis Vuitton de 12 mil pesos, cuando la gran mayoría de sus seguidores ganaría esa misma cantidad en cuatro meses de salario.
Estoy seguro, que ahora que se destapa este escándalo, muchos más serán públicos. Porque AMLO y su campaña son un cardumen de pirañas hambrientas de poder y dinero.

Terminé
Comentarios en:
Twitter: @VinicioPortela