viernes, 8 de octubre de 2010

La Misión, imposible para el gobierno del Estado cumplir con su promesa


La Misión, imposible para el gobierno del Estado cumplir con su promesa
 [Foto: Cocoso]
Vinicio Portela Hernández
La cortina de humo se está disipando y la cruda verdad les llegó a los colonos del fraccionamiento  La Misión de Tuxtla Gutiérrez, los apoyos prometidos por el Gobernador del Estado, Juan Sabines Guerrero, no van a poder ser cumplidos, se les salió del presupuesto, es impagable la cartera vencida.
Este jueves, líderes de La Misión se reunieron en Palacio de Gobierno con representantes del poder Ejecutivo, la petición era clara, que cumpliera con el eslogan de Juan Sabines y que de las palabras pasaran a los hechos.
La promesa del Gobernador, hecha de viva voz a los colonos el 22 junio de 2008 fue: “Esta colonia está habitada por gente de trabajo, gente que quiere pagar y entonces vamos a resolver este problema para que puedan pagar un precio justo; eso lo vamos a gestionar con la constructora para resolver de forma definitiva esta situación, como lo hicimos en su momento con Jardines del Pedregal, como lo hicimos en su momento en Caleras Maciel y muchas otras colonias”.
La palabra empeñada por Juan Sabines Guerrero se formalizo el dos de julio de 2008, frente a cientos de habitantes de del Fraccionamiento La Misión, el Ejecutivo aseguró que el problema ya estaba resuelto, que sólo pagarían una fracción de la deuda de 25 años y que podrían obtener un patrimonio digno dejando a un lado la incertidumbre.
En ese entonces dijo el mandatario estatal: “hoy venimos a resolver de una vez por todas el asunto de la certeza de sus casas, es un compromiso de hace tiempo, un asunto que parecía no tenía solución, que parecía condenar a más de dos mil familias a vivir en la zozobra y con la tragedia de no tener qué heredar a sus hijos; por eso lo que yo quiero es que tengan un patrimonio que darle a sus hijos, antes de que termine este gobierno, en tres años ustedes tendrán las escrituras de su casa”.
Es más, se informó a los dos mil beneficiados que sólo pagarían mil 600 pesos mensuales en un lapso de tres años, por lo que las casas costarían solamente 57 mil 600 pesos, no 600 mil como proponía la constructora.
El responsable de la realización de este convenio entre el Gobierno del Estado y la Constructora fue Julián Domínguez López Portillo, quien fungía como secretario de Medio Ambiente Desarrollo Urbano y Vivienda (Semaduvi).
Dos años han pasado de esa memorable fecha y el Gobierno del Estado no ha cumplido con su palabra de regularizar los inmuebles que están en peligro de ser embargados por las empresas que compraron la cartera vencida.
Tan solo menos de 200 viviendas fueron beneficiadas, las demás se encuentran en un limbo legal, donde no se sabe si es el gobierno del estado de Chiapas verdaderamente compró la cartera vencida de La Misión y respaldará a las familias afectadas o las dejará correr con la peor de las suertes que es el lanzamiento.
Se trata de más de mil 800 casas que no le han cumplido con la regularización del crédito hipotecario y que según el gobernador Juan Sabines ya estaba resuelto.
Por lo anterior, se puede suponer que el monto de la inversión que el Ejecutivo prometió asciende a más de mil 100 millones de pesos, lo cual representa una deuda impagable por el concepto de cartera vencida.
Ahora los colonos están indefensos ante el embate de los verdaderos dueños de las viviendas, los cuales podrían desalojar a las más de mil 800 familias por el incumplimiento de los pagos ya que no existe un convenio con el Gobierno que encabeza Juan Sabines Guerrero para regularizar el Fraccionamiento La Misión.