viernes, 10 de febrero de 2012

La PGR Chiapas dormida

En Síntesis…
La PGR Chiapas dormida
[Foto: Delegado de la PGR, José Luis Llaven Abarca]
Vinicio Portela Hernández
Para qué servirá una Delegación de la Procuraduría Genera de la República en el estado de Chiapas si no hacen absolutamente nada.
Desde la entrada de Jorge Luis Llaven Abarca como titular de esa dependencia, la PGR ha caído en el letargo y lo que más se sabe de esa institución de procuración de justicia son los escándalos, como de las visitas a media noche de una mujer que se pega sus encerrones con el Delegado y que debe ser muy importante porque anda muy bien custodia.
También de la pretensión de Llaven Abarca de juntar a su antiguo equipo de trabajo – o como dicen otros, a toda su banda - y trató por todos lados incrustarlos en la estructura delegacional, pero los ocho ministerios públicos del fuero común que presentaron los exámenes de control de confianza, ninguno pasó, por algo ha de ser.
Pero la gente a pie no se le puede engañar, diariamente se denuncian delitos del fuero federal, las calles de las principales ciudades de Chiapas se puede encontrar un sin número de productos apócrifos, comúnmente conocidos como piratas, que para el Delegado de la PGR no es significativo para investigar e incautar.
Y es que no están escondidos, se encuentran a la vista de todos y la Procuraduría General de la República se tapa los ojos y los deja operar  sus anchas, un delito que internacionalmente es reconocido como de alto riesgo, ya que las organizaciones criminales las utilizan para financiar otros delitos, como son el secuestro, el tráfico de enervante y la compra de armas de fuego.
Los mismos “gringos” le han puesto una categoría de auspiciadores del terrorismo, pero nada de eso es suficiente para el señor Delegado, que muy placidamente cobra sus quincenas sin que se dé por enterado que la venta de piratería inunda a la entidad.
Pero si hablamos de impunidad, los reyes son otros, en el último año se ha disparad la proliferación de los minis casinos, máquinas con fines recreativos de puestas que se pueden encontrar desde una tiendita, el parque publico y hasta en las grandes cadenas de autoservicio.
Estas “maquinistas” están prohibidas por la Ley Federal de Juegos y Sorteos, su artículo primero es muy claro: Quedan prohibidos en todo el territorio nacional, en los términos de esta Ley, los juegos de azar y los juegos con apuestas.
Los mini casinos entran en esta categoría, la cual no excluye que esté en vía pública, dentro de un local comercial o domicilio particular.
Por sí el Delegado no lo sabía, en Tuxtla Gutiérrez existen centros que están llenos de estas “cajas come dinero” y son los niños y los jóvenes que más acuden a jugar, con la esperanza de ganarse unos cuantos pesos.
Solamente en el mercado “Juan Sabines” existe un local con más de 16 juegos, que ya los quisiera el Bingo por la cantidad de ganancias que esto representa para el crimen organizado.
La Ley también alude en su numeral cuarto: No podrá establecerse ni funcionar ninguna casa, o lugar abierto o cerrado, en que se practiquen juegos con apuestas ni sorteos, de ninguna clase, sin permiso de la Secretaría de Gobernación. Ésta fijará en cada caso los requisitos y condiciones que deberán cumplirse.
Las evidencias están a la mano para que los Agentes del Ministerio Público Federal inicien sus investigaciones y desmantelen esos centros clandestinos de apuestas que ponen en riesgo a la niñez del estado, al propiciar una dependencia al juego.
Si esto no es suficiente, en el interior del centro comercial Soriana Poliforum están operando máquinas tragamonedas y todavía hay el descaro por parte del arrendatario de poner su dirección para publicitarse. Más fácil no la tiene la Agencia Federal de Investigaciones para atrapar a esos facinerosos.
La Ley Federal de Juegos y Sorteos estipula que también los que juegan tendrán sanciones, el artículo 13 dice que: Se aplicará prisión de un mes a dos años y multa de cien a cinco mil pesos: I.- A los que alquilen a sabiendas un local para juegos prohibidos, o con apuestas, o para efectuar sorteos sin permiso de la Secretaría de Gobernación y II.- A los jugadores y espectadores que asistan a un local en donde se juegue en forma ilícita.
Pero hay quienes hasta los transportan y alquilan mini casinos, su impunidad es peligrosa, por la ciudad circulan camionetas con estos juegos en pleno día y hasta luciéndolos, los cuales dejan en tiendas y tendejones de las colonias populares.
Solo hay de darse una vuelta por las farmacias, papelerías y mercados, para encontrar los tragamonedas, que algunos son tan sofisticados para llamar la atención de los niños, que los ilustran con las imágenes de personajes de caricaturas y del cine.
Cuándo la Procuraduría General de la República se va a poner “las pilas” para cortar de tajo este parásito que se han convertido los mini casinos, si dejan que esto continúe, será imposible pararlo en unos cuantos meses.
José Luis Llaven Abarca, flamante de Delegado tiene un historial muy negro como para no suponer que hay intereses muy bien marcados para dejar trabajar a la piratería y a los tragamonedas, que a decir de su propia comunicación social y sus boletines no ha asegurado casi nada en estos temas.
Por lo que debe repercutir en muy buenos “quinquirrines”, para el funcionario, ya que el mini señor le gusta la buena vida y los buenos vinos.
Sería extraordinario que la contraloría de la PGR se dé una vuelta por Chiapas para escrutar las finanzas del “Delta”.
Que por cierto me informaron que tampoco ha presentado sus exámenes de control de confianza y eso sería motivo suficiente para pedirle la renuncia al “obscuro” funcionario público.


Terminé
Comentarios en: vypher55@yahoo.com.mx, vinicioportela@gmail.com,
Twitter: @VinicioPortela, Blog: vinicioportela.blogspot.com