martes, 20 de septiembre de 2011

Nueva Ley Mordaza, Artículo 373, Perturbación del Orden Público


En Síntesis…
Nueva Ley Mordaza, Artículo 373,  
Perturbación del Orden Público
Vinicio Portela Hernández
El gobierno de Javier Duarte de Ochoa se volvió la administración más represiva e ignorante de la República Mexicana, ya que sus lacayos -que se envisten de Diputados Locales- aprobaron la creación del delito de “Perturbación del Orden Público” con una clara dedicatoria a los usuarios de las redes sociales, como twitter y facebook.
Duerte se salió con la suya apoyado por los legisladores de los Partidos Revolucionario Institucional y Nueva Alianza, que como “33 mascotas” bien entrenadas al servicio de su “amo” levantaron el dedo para que adicione un capítulo al artículo 373 del Código Penal de Veracruz.
Sin tomar en cuenta las consideraciones legales que organismos nacionales e internacionales le hicieron al proyecto de decreto, en el que se manifestaba que se podrían estar violentando Derechos Humanos, como la de libertad de expresión.
La mayoría de los “dipus jarochos” no tomaron en cuenta estas consideraciones y ahora está legalizada una nueva “Ley Mordaza” en los medios de comunicación veracruzanos.

373
Libro Segundo
Título XXII
Delitos contra la Seguridad Pública
Capítulo III
Perturbación al Orden Público
Artículo 373.- A quien, por cualquier medio, afirme falsamente la existencia de aparatos explosivos u otros; de ataques con arma de fuego; o de sustancias químicas, biológicas o tóxicas que puedan causar daños a la salud, ocasionando la perturbación del orden público, se le impondrá prisión de uno a cuatro años y multa de quinientos a mil días de salario, atendiendo a la alarma o perturbación de orden efectivamente producida.
Lo anterior es a la letra el proyecto de decreto del autoritario Gobernador Javier Duarte y que ahora es ley gracias a la intervención $olventada por los legisladores del PRI-Panal.
Pero afortunadamente por la ignorancia legal de los diputados este articulado no va a poder llevarse a la práctica, cualquier abogado litigante lo refutaría, primeramente el concepto de “medio” ya que no está definido a cabalidad y se podría tergiversar con toda facilidad.
Estoy seguro que ningún Ministerio Público se va a “aventar el tiro” de solicitar una orden de aprensión bajo ese argumento y que menos un Juez se lo conceda cuando existe una laguna legal de tipo penal, ya que no describe lógicamente a través de “qué” se realiza la conducta delictiva.
Por otro lado, si existe una falsa alarma donde el instrumento de la amenaza represente un arma blanca entonces no podrá encuadrarse en el delito descrito en el artículo 373 del Código Penal de Veracruz, ya que sólo especifica que serían con armas de fuego.
De igual forma pasaría con los hechos naturales, se podría desinformar de una inundación, un derrumbe, el desbordamiento de un río, la llegada de un tsunami y tampoco tendría efectos de ley.
Y lo más estúpido es que esta ley tiene alcances mundiales, digamos que desde España, a través de una red social, se advierte falsamente de que hay un grupo delictivo está realizando disturbios con explosivos en alguna plaza pública de Veracruz y esto generara pánico en la población, entonces: ¿el ciudadano ibérico estaría violando el artículo 373 del Código Penal veracruzano?, ¿podrían ejercitar orden de aprehensión en su contra?, ¿el gobierno de Duarte podría solicitar su extradición?. Plop!
Lo que demuestra todos estos garrafales errores, es que la creación del delito de “Perturbación del Orden Público” es un capricho del gobierno que encabeza Javier Duarte de Ochoa para poder tener herramientas legales de represión a los comunicadores, periodistas y ciudadanía interesada en informar la realidad en Veracruz, y lo más importante, descubre que los diputados son una “bola de estúpidos” que se dejan “centavear” por el gobernante en turno.

Falsa Alarma
Que no se mal interprete, yo estoy de acuerdo que se castigue a quienes difunden maliciosamente una falsa alarma, máxime si está ocasiona pánico en la ciudadanía.
En lo que estoy en descuerdo es que se penalice la libertad de expresión, consagrado en el artículo Sexto de la Constitución Política mexicana y en el numeral 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
El gobierno autoritario de Javier Duarte ha empantanado las garantías de los veracruzanos y confunde una sanción administrativa con una acción punitiva.
La “Perturbación del Orden Público” no debe estar incluida en el catalogo de delitos penales sino en el Código Civil por su naturaleza.
Ahora sólo falta que el Magistrado Presidente del Poder Judicial del Estado de Veracruz, Alberto Sosa Hernández, inicie un proceso de inconstitucionalidad para que se remedie este despotismo demostrado por el Ejecutivo y el Legislativo, bueno al menos que él también este “maiceado”.
En conclusión, este nuevo delito en “Jarochilandia” es muestra clara y contundente que algunos gobernadores piensan que están sentados en un trono de Rey y que sus deseos –aún que sean estúpidos- deben ser acatados a la letra, porque están seguros que están tocados con la “mano de Dios” y todo se lo merecen.
Javier Duarte de Ochoa se ha ganado a pulso ser en este momento el Gobernador más represor de México y los diputados que apoyaron su capricho ser considerados los más “lame huevos”. ¿O no?

Terminé
Comentarios en: vypher55@yahoo.com.mx, vinicioportela@gmail.com,
Twitter: @VinicioPortela o en el blog vinicioportela.blogspot.com