martes, 4 de noviembre de 2014

Detener no significa justicia

En Síntesis…
Detener no significa justicia
Vinicio Portela Hernández
Para la gran mayoría de la población cuando una autoridad señala que se detuvo a tal o cual presunto delincuente ya casi dan por hecho que es culpable.
Pero también en un alto porcentaje estas detenciones son para investigar al individuo que fue asegurado por la autoridad y yace privado de su libertad, ya sea en un separo o directamente en un centro de reclusión, supuestamente para que el presunto responsable no se evada de la acción de la justicia.
Con la detención del ex-alcalde de Iguala, Guerrero, José Luis Abarca, y de su esposa María de los Ángeles Pinada, mucha de la sociedad indignada por los lamentables acontecimientos de la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Ayotzinapa, ya están lanzando las campanas al vuelo como si esta barbarie estuviera resuelta. Aún cuando estos dos personajes son señalados por la Procuraduría General de la República como los actores intelectuales de estos hechos delictivos.
No se puede negar que en esta ocasión las autoridades están realizando su trabajo, lento pero haciendo su trabajo, y que las indagatorias aseguran que hay pruebas irrefutables de que Abarca y su cónyuge son los responsables de los hechos que se le imputan y de su complicidad con el grupo criminal Los Guerreros Unidos.
Pero hasta aquí este aseguramiento de la pareja es solo parte de la integración de la investigación previa, porque ahora se complementará con sus declaraciones de los detenidos y claro que es de suponerse que no va ser tarea fácil sacarles la verdad, pero hasta el momento no hay justicia, ya que los 43 jóvenes siguen desaparecidos y muchas autoridades y coparticipes siguen en libertad.
La sociedad en su conjunto, y no solo señalo a la del estado de Guerrero o la del territorio Nacional también la comunidad internacional, no debe bajar la guardia y dejar que se enfríen las manifestaciones que proclaman una justicia, donde se conozcan cada uno de los detalles y que todos los participantes reciba el castigo legal que le corresponda.
Que significa lo anterior, que para que pueda existir una tranquilidad que se actuó conforme a derecho los presuntos responsables deben de recibir una sentencia condenatoria por parte de la autoridad jurisdiccional y además deberán reparar el daño ocasionado. Así que todavía falta mucho en el caso Ayotzinapa, es así que no debemos cansarnos de exigir justicia, no debemos claudicar en ser observadores y participes en que la procuración e impartición de justicia debe de ser transparente y de frente a la sociedad participativa.
Si nos descuidamos pasará lo que el caso de Florence Cassez, esta francesa quien fue asegurada en flagrancia del delito de secuestro, a la que muchas de las víctimas reconocían su voz y como la que les mutilaba los dedos y orejas, a esta que se le relacionaba sentimentalmente como el jefe de la banda de plagiarios Los Zodiaco, Israel Vallarta. A Florence quien la inculpaba todo ahora está libre y goza de tanto derecho, aún más que las propias víctimas, tanto así que quiere que el gobierno de México la indemnice por su detención.
Ya ha pasado en otras ocasiones y en este momento seguramente sigue pasando. Es por ello que no se debe relajar las manifestaciones ahora y más que nunca, se debe presionar aún más a las autoridades para que se llegue a la verdad y que se encuentren con vida a los 43 normalistas desaparecidos.
Hay que ser claros y no dejarnos apantallar mediáticamente, la detención de José Luis Abarca y de María de los Ángeles Pinada es importantísima, pero esto no resuelve el caso, da un gran paso para llegar a la justicia pero para ese destino faltan muchos días por recorrer y se les dicte sentencia.
#43ConVidaYa
#43x43
#AyotzinapaSomosTodos
#JusticiaParaAyotzinapa
#VivosLosQueremos

Asistencia social
Sin dudas, Chiapas está a la vanguardia en materia de asistencia social; basta ver el número de programas asistenciales que se han puesto en marcha, para asegurar lo anterior y augurar que en la lucha contra la pobreza extrema y el hambre, se avanza de manera determinada. Manuel Velasco Coello, se ha convertido en el principal impulsor de esos programas, apoyando especialmente a las madres solteras, que son las que más necesitan de ese respaldo financiero. En Comitán, recién entregó más de diez mil canastas básicas, lo que corrobora lo escrito.

Terminé
Comentarios en:
Email: vinicioportela@gmail.com
Twitter: @VinicioPortela
Facebook: Vinicio.portelahernández

Blog: vinicioportela.blogspot.mx