martes, 12 de junio de 2012

Evaluar a los políticos


El Mecatito…
Evaluar a los políticos
Vinicio Portela Hernández
Desafortunado. Verdaderamente es una desgracia. El homicidio de un joven militante del Partido Acción Nacional, Edgardo Hernández Corzo, presuntamente perpetrado a manos del Candidato del Partido Revolucionario Institucional, Ulises Grajales Niño, debería de prender las alarmas dentro de la clase política.
A finales del año pasado, el Congreso local analizaba seriamente la aprobación de una adición a la Ley de Elecciones y Participación Ciudadana, donde dejaba la posibilidad de que los candidatos a puestos de elección popular, se sometieran a exámenes de control de confianza, esto con el fin de garantizar su estado físico y psicológico a la ciudadanía.
Los cambios fueron aprobados e incrustados en la reglamentación local, pero la Procuraduría General de la República, supuestamente defendiendo la inconstitucionalidad del nuevo requisito, fueron a la Suprema Corte de Justicia y recularon el proyecto.
La iniciativa de los panistas, aprobada por el Poder Legislativo de la entidad, en estos momentos hubiera sido una disposición que fuera trascendental.
Solo de imaginar, que esa prueba se le hubiera podido aplicar al candidato priísta se hubiera detectado a un psicótico, propenso a las armas y a la violencia, lo cual ese es uno de los objetivos de la prueba de control de confianza. Claro que a él no le hubiera tocado, pero a otros tantos sí.
Hay muchos que se alegraron que los cambios realizados a la Ley electoral del estado no estén vigentes, ya que así podrán seguir alimentándose del presupuestos muchos maniáticos, viciosos, psicópatas, violadores, golpeadores y corruptos, que detrás del fuero tienen “licencia” para hacer y deshacer a sus anchas.
En Chiapas tenemos muchos casos de Presidentes Municipales, Diputados y servidores públicos que han sido denunciados por alguna de estas prácticas fuera de la ley y que bajo el amaro constitucional, hoy siguen siendo prominentes políticos.
Los legisladores, deberían retomar el proyecto, para que la clase política se sometiera a este escrutinio científico y que se pueda atacar de raíz a los malos funcionarios. De no hacerse habrá muchos más víctimas como Edgardo.

Se acabó el mecatito
Comentarios en: vypher55@yahoo.com.mx
Twitter: @VinicioPortela,
Blog: vinicioportela.blogspot.mx