lunes, 14 de noviembre de 2011

Constructora intenta matar Ceibas del Parque de Tuxtla


En Síntesis…
Constructora intenta matar Ceibas del Parque de Tuxtla
Vinicio Portela Hernández
Dice el Código Penal del Estado de Chiapas en su Artículo 288 Bis: Ecocidio es la conducta dolosa, consistente en causar un daño grave al ambiente, por la emisión de contaminantes, la realización de actividades riesgosas o la afectación de recursos naturales.
La legislación local vigente es clara, pero la aplicación está dejando mucho que desear, en pleno parque central de Tuxtla Gutiérrez, la empresa que está realizando las obras de remodelación maltrata y pone en riesgo las cuatro ceibas que se ubican frente al Ayuntamiento capitalino.
Dos de ellas ya presentan afectaciones, una a tal grado que se encuentra marchita ya que los albañiles le cortaron las raíces, destrozaron las jardineras que rodean a los árboles y taponearon el hueco con concreto.
Pero esta empresa constructora es fantasma, el propio encargado de supervisar la obra aseguró que no tiene nombre, claro que este “valentón” tampoco no quiso dar sus generales y salió huyendo ante las preguntas que le hacía.
Entre su escaso “seso”, el “ingeniero”, un tipo mal encarado, respondió que le “vale madre” la prensa y que no respondería a ningún cuestionamiento porque no se le “pegaba la gana” mientras se encaminaba hacia la avenida central.
A la pregunta expresa de por qué no respetaba la vida de las ceibas, que esa acción representaba un delito, en actitud prepotente me dijo que “no le tenía miedo a nada ni a la ley ni a nadie”, para luego abordar un taxi.
Esta acción de esconderse, sólo demuestra que la empresa que está realizando las obras de remodelación esconde algo muy grave, ya que es evidente que no está haciendo las cosas como corresponde.
Ejemplo caro es su desinterés por proteger a los árboles, como la Ceibas del parque central, las cuales pueden morir por la negligencia de esta constructora y sus propietarios, que con tal de ganar dinero pueden matar un símbolo natural como son estos colosos.
Ante este delito flagrante que se está cometiendo entre los palacios de los tres niveles de gobierno, la Regidora Hermisenda Paniagua Herrera, presidente de la Comisión del Medio Ambiente del Cabildo de Tuxtla Gutiérrez, me informó que ya tiene conocimiento de ese caso y que pondrá todo su esfuerzo para proteger la integridad de los árboles que embellecen la plaza central.
Paniagua Herrera, me aseguró que va a citar a los funcionarios que sean necesarios para averiguar qué está pasando con la constructora y el probable ecocidio que pueda causar, ya que el Ayuntamiento está comprometido con la protección del medio ambiente y que ninguna obra es más importante que un árbol, más sí son de las especies nativas del estado.
Y no es para menos, el mismo Gobernador Juan Sabines Guerrero ha declarado públicamente que no se derribarían ningún árbol más y que la conservación es muy importante, pero estos “constructores” de marras no toman en cuenta la Ley y quieren hacer, como dice el “ingeniero mudo” lo que se les “pegue la gana”.
Es momento y están a tiempo de parar esta masacre que se está iniciando en pleno parque central de Tuxtla Gutiérrez, si no se actúa de forma inmediata y con la Ley en la mano, las cuatro Ceibas encontraran un final fatídico que una reforestación no puede arreglar.
Los árboles son mudos testigos, sus heridas son notorias, las raíces cortadas, los tajos arrancados a sus troncos y la capa de concreto sobre la tierra que los alimenta, pueden servir como evidencia para iniciar un proceso penal contra la constructora fantasma.
Si se espera y se tolera este daño ambiental en muy poco tiempo los árboles monumentales serán historia que se enseñe en un museo, la autoridad no debe ser tolerante y debe irrestrictamente aplicar la ley, los hechos ahí están, sólo falta que la Procuraduría General de Justicia del Estado y su Procurador Raciel López Salazar se den una vuelta por el parque central para constatar el deterioro de las Ceibas a causa de la obra irresponsable de los “sin nombre” y hacer efectiva la instrucción del Gobernador Sabines de no afectar más árboles.

Recortes
“Solo resta que Saúl Martínez entienda que su periodo terminó en 2005, y que este es un nuevo mandato, en el que ya no tiene ninguna injerencia” dijo la nueva líder de la CTM-Chiapas, María de Jesús Olvera Mejía en conferencia de prensa. El primer paso está dado, la legalización de ese sector del PRI que estaba secuestrado por Saúl Martínez y su “perro faldero” Martín Aquino Palacios, el segundo y definitivo sería que los pongan a disposición de las autoridades para que sean juzgados por las muchas averiguaciones previas que tiene por fraude. Una tarea más para la “Procu”.

Terminé
Comentarios en: vypher55@yahoo.com.mx, vinicioportela@gmail.com,
Twitter: @VinicioPortela, Blog: vinicioportela.blogspot.com