lunes, 14 de abril de 2014

Con orden y sin improvisaciones

En Síntesis…
Con orden y sin improvisaciones
Vinicio Portela Hernández
Derivado de la rigurosa planeación y orden con que se realizan las obras de infraestructura en Chiapas, el gobierno de Manuel Velasco impulsa diversas estrategias para fortalecer la economía del sector productivo, con quien mantiene una estrecha colaboración, que permite atender de manera integral sus principales necesidades.
Tal y como sucedió cuando el mandatario entregó apoyos por cuatro millones 650 mil pesos a comerciantes de Tuxtla Gutiérrez.
El gobernador Velasco ha demostrado que es un gobernante sensible, que sabe escuchar y, sobre todo, responder de manera directa las demandas de la gente.
En este caso la del comercio formal, como también lo ha demostrado al estar del lado de la gente de las colonias y barrios no solo de Tuxtla, sino de los 122 municipios del estado, donde se mejoran calles y vialidades, porque así lo sigue pidiendo la gente que quiere proyectar una imagen nueva de su ciudad y contar también con servicios básicos de calidad como agua potable y drenaje.
No es de extrañarse que las obras se realicen con rigurosos criterios de calidad y de sustentabilidad ambiental y urbana. La administración del Gobierno Estatal ha actuado de manera transparente y ha informado de manera sistemática sobre sus avances, solicitando siempre la comprensión de la ciudadanía y del comercio formalizado, ya que por encima de todo está el interés superior de Chiapas.
Tan solo en Tuxtla, se tiene el dato, en este año se invierten mil 500 millones de pesos en la imagen urbana de la que debería de ser la capital del Sur Sureste mexicano.
Y por eso mismo Tuxtla vive hoy un clima de creciente confianza y optimismo ciudadano, en que la capital sigue transformándose, porque esta gran labor se está haciendo, con orden y sin improvisaciones.

Creación de empleos
Las comunidades indígenas de Chiapas, tienen frente a sí, un reto: cambiar su forma de vida, mediante el trabajo formal, derivado del apoyo extraordinario que los gobiernos Federal y Estatal, está invirtiendo para beneficio de todos.
El gobernador Velasco, acompañado por representantes de la Secretaría de Trabajo Federal, anunció que solo en éste año, se invertirán 50 millones de pesos para la creación y fortalecimiento de empleos formales en la zona rural, lo que significará un claro avance en todos los sentidos, en virtud de poner en manos de la gente, no solo herramientas, sino recursos financieros para sostener un ritmo de trabajo que a la larga les deje bueno dividendos. Con ello, estamos seguros, los indígenas llegarán lejos.

Trabajo sin prestaciones
Y ya que entramos al plano laboral, me permito hacerle una pregunta: ¿qué haría usted con un sueldo de dos mil 242 pesos quincenales?, esto es lo que gana un policía operativo en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.
Por menos de cinco mil pesos un uniformado arriesga la vida por la seguridad de los chiapanecos, un sueldo que es altamente corruptible, pero usted agudo lector podrá decirme que las personas que accedieron a ese trabajo desde un principio estuvieron de acuerdo con la paga mensual y por eso aceptaron, así que no habría un engaño por parte de la autoridad, y en eso estoy en total acuerdo.
Sin embargo los policías están en un plano de vulnerabilidad evidente, ya que el Coordinador de Administración, un señor que tiene el cargo de Comisario Jefe y de nombre Antonio Torres Díaz y su subalterno el Jefe del Área de Recursos Humanos, el Inspector Carlos Alberto Sánchez Colmenares, literalmente “negrean” a los uniformados.
Chequen el dato: si un policía enferma, es atendido en el Hospital Muñoa, ya que el Instituto de Seguridad Social para los Trabajadores del Estado de Chiapas no tiene la capacidad de brindarles el servicio médico y tiene que utilizar una instancia privada.
Pero los uniformados tienen miedo a que el doctor les otorgue una incapacidad ya que para la Coordinación de Administración y Recursos Humanos de la SSyPC esto es una falta y se los descuentan de inmediato de su salario. Por día de inasistencia por enfermedad le restan al cheque 243 pesos.
Así mismo, sí un policía quiere tomar sus vacaciones, de las cuales les corresponden solamente 10 días al año, estas no son pagadas, por ello muchos prefieren seguir trabajando sin vacaciones ya que es un golpe fuertísimo a su economía con un descuento de dos mil 430 pesos, casi lo que corresponde a su quincena.
Y su usted ya se dio cuenta de que las cifras no cuadran es porque es así, las matemáticas no mientes, sí el salario quincenal es de dos mil 242 pesos, entonces ganan 149.50 pesos diarios, lo que no es proporcional con los descuentos de 243 pesos, casi 100 pesos de diferencia.
Este abuso con la que se conducen Antonio Torres Díaz y Carlos Alberto Sánchez Colmenares debe tener la categoría de fraude donde roban descaradamente los recursos de los policías estatales que no son pocos, algo así como ocho mil elementos.
Los arbitrariedades continúan en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y al parecer a nadie le importa lo que sucede con los policías operativos quienes son los que siempre están al frente de la línea ofensiva, arriesgando su integridad física y hasta su vida, pero a la mera hora de que debe ser retribuido su labor lo único que reciben son descuentos.
Hay que estar muy atentos a este caso ya que representan faltas flagrantes a la Ley Federal del Trabajo y esto también podría encuadrar en violaciones a Derechos Humanos.
Y luego porqué algunas personas dicen que los policías son corruptos si tienen un salario muy bajo y para amolarlos más ni pueden enfermarse y menos descansar. Seguiré informando.

Terminé
Comentarios en:
vinicioportela@gmail.com
vypher55@yahoo.com.mx
Twitter: @VinicioPortela
Facebook: Vinicio Portela Hernández
Blog: vinicioportela.blogspot.mx