miércoles, 4 de julio de 2012

Por qué no ganó AMLO


En Síntesis…
Por qué no ganó AMLO
[Foto: Internet] 
Vinicio Portela Hernández
Andrés Manuel López Obrador, ha demostrado desde hace mucho tiempo que puede convocar y convencer a muchos mexicanos, de que él y solo él, puede cambiar el rumbo político de la República.
Muchas veces AMLO ha mostrado “músculo” al llenar el zócalo de la Ciudad de México con millones de simpatizantes, según esto, sin ofrecerles un pago por la asistencia, lo que muchos otros políticos estarían deseosos de tener.
Pese a ese arrastre demostrado por el “PG”, por qué no ganó las elecciones para la Presidencia de la República, sí está más que demostrado que hay mucha gente que lo quiere ver administrando la nación.
La respuesta a esta interrogante podría ser compleja, de un estudio sociopolítico para cualquier universidad. Pero como siempre hay otra forma de contestar, la sencilla.
Andrés Manuel López Obrador, es un hombre carismático y “populachero”, por lo mismo cuenta con propuestas que a la gente les gusta, como la de bajar los costos de los impuestos, la energía eléctrica y los hidrocarburos, a demás de “acabar” con la corrupción y con el crimen organizado.
Lo anterior, tiene una gran penetración entre la mayoría de votantes, que les gustaría que estas propuestas se llevaran acabo en el futuro inmediato del país, aún cuando estas casi serían imposibles de transportarlas a la realidad, ya que las cuentas en la economía pública real son más crueles que en el sistema “popular” que quiere implementar AMLO.
Los seguidores del “todopoderoso PG” en su mayoría son persona, que como él, no creen en las instituciones que conforman el estado mexicano, en consecuencia, están seguros de que las reglas, leyes y normas políticas están adecuadas para que los “poderosos” se sigan enriqueciendo.
AMLO pierde por eso, si la gente que convoca no cree en el Instituto Federal Electoral, una muy buena parte pues no tiene credencial de elector o en el mejor de los casos la tiene pero es con terminación 03.
Los “López Obrador fans” que si cuentan con este documento, repito: al no creer en las instituciones, pues no asiste a votar, justificándose con frases como: “total si voy, de todas formas va haber fraude”.
Otra parte del aglomerado que convoca “Andrés Manuel” son a los jóvenes, los cuales son los más leales y activos, desafortunadamente una gran parte no tiene  credencial para votar por ser menores de edad o al momento de requerirlos en el trabajo electoral, pues los “chavos” prefieren hacer otras cosas.
Cualquiera tiene derecho a refutar esta teoría, es parte primordial del análisis que esto se haga, pero entonces cómo se explica que Enrique Peña Nieto esté en este momento en las preferencias del electorado mexicano y que los primeros estudios referencien al candidato del Partido Revolucionario Institucional como el virtual ganador a la Presidencia de la República.
Una de estas bases se puede sustentar con los representantes de casilla de los partidos políticos. Por una parte, el Partido de la Revolución Democrática, con el apoyo del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), habían informado que se encontrarían en más del 98 por ciento de las casillas de todo el país, sin embargo, a la hora de la hora, solo pudieron apenas alcanzar el 80 por ciento, perdió de un romplón 18 puntos porcentuales, dejándolos “mochos” en comparación al PRI-Verde que tuvieron presencia en el 93 por ciento de las casillas.
Hace seis años, el “PG” tenía un voto casi controlado en las zonas rurales de la República y en la parte urbana, el Distrito Federal sigue siendo “lopezobradorista”.
Al cabo de un sexenio las cosas cambian, el “copetón” ganó más del 50 por ciento de las casillas, lo más destacable es que en las ciudades llevaba una ventaja de cinco votos en promedio por casilla encima de “Andrés Manuel”, pero en la zona rural EPN lo rebasaba por 50 sufragios, lo que es todo un logro del equipo de campaña priísta, a demás, hay que contar que en estas últimas la asistencia fue mayor, llegando al 64 por ciento, mientras que en la parte urbana la participación fue de 62 por ciento.
Este uno de julio para Andrés Manuel López Obrador deberá ser un día que tendrá que reflexionar, no solo por lo hecho en la campaña, sino en sus acciones que han atraído a los inconformes de todo, a los “contreras”, los cuales al no creer en las instituciones, ellos no pueden lograr que gane su “Mesías” y ahora estarán reclamando un fraude que no existe, o mejor dicho, que no van a poder demostrar ante su antipatía institucional. Ahora el pretexto de voto por voto, casilla por casilla no les va a rendir frutos.

Terminé
Comentarios en:
Twitter: @VinicioPortela