martes, 28 de agosto de 2012

La oportunidad hace al ladrón


En Síntesis…
La oportunidad hace al ladrón
Vinicio Portela Hernández
Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a un evento donde nos explicaban paso a paso de lo que se trata la certificación de comunidad segura y pude aclarar varias dudas al respecto. Pero el tema del contenido lo dejaré para otra entrega.
Esto me sirve para reiterar que una “comunidad segura” no es un sinónimo de trabajo policial y de índices delincuenciales, lo que se trata es de inculcar una cultura de prevención.
Tuxtla Gutiérrez, ya tiene esta distinción internacional y Chiapas, a nivel nacional, es considerada una de las entidades más seguras.
Para los ciudadanos, los de a pié, esto poco interesa, ya que en los tabloides, en la radio y en la televisión, se pueden seguir los reportes de asaltos, robos y homicidios, y aún así, se dice sarcásticamente, somos una “comunidad segura”. Pues sí, así es, estamos más seguros que en otras entidades.
Ejemplo claro es nuestro vecino estado de Veracruz. En la franja que comprende el Puerto de Veracruz, Boca del Río y Alvarado, está cundido de Organizaciones Criminales, nombradas “Cárteles”, los “Z” y la “Nueva Generación” han establecido el terror con secuestros, “levantones” y desmembramientos de cuerpos con tal de quedarse con la ruta de la droga y la extorsión.
El grado de “terrorismo” de estos criminales ha llegado a trastocar a la sociedad y política “jarocha”, allá matan tanto al policía, al marino, como al presidente municipal y a los periodistas, todo para controlar su “plaza”.
Tabasco no se queda atrás, el secuestro, trasiego de droga, armas y personas, es cotidiano. Los ciudadanos, ante el poder de las Organizaciones Criminales han optado por quedarse callados y no denunciar, lo que fortalece a los “Cárteles” esto sumado a la alta corrupción que impera en las cúpulas gubernamentales y en las Instituciones de Procuración de Justicia y Seguridad Pública. Ya que como decía el “chinito”: o copelas o cuello.
En Chiapas no sucede esto, hasta el momento no hay indicios de estas manifestaciones de terror. Pero claro que no es bueno compararse con nadie. Pero hay que ser realistas, estos dos estados están cundidos de delincuentes los cuales se han topado con pared al tratar de entrar a nuestro territorio.
Claro que es difícil de poderlo explicar. Por ejemplo: un fin de semana fui a comprar mis víveres al mercado, ahí mi “marchanta” me informaba que acababan de robar una casa y que nadie se dio cuenta, pero que se la vaciaron, no le dejaron ni en donde sentarse a la pobre familia. Esto a pesar de que somos la ciudad más segura del país, me argumentaba.
Le aclaré a la locataria, que su afirmación era cierta, que Tuxtla es una ciudad segura y le expuse que aquí no se andan recogiendo cabezas por las calles, como en el norte del país.
Y claramente me señaló, pues eso se lo debería de decir a la familia que le acababan de robar, que para ellos no es segura.
Para mi satisfacción, otra “marchanta” intervino y aclaró que si le habían robado era por descuidada, ya que siempre dejaba su ventana abierta y cualquiera podía haberle robado, que hasta se habían tardado.
Y esto me lleva al principio del tema. Parte de la seguridad que tenemos como ciudadanos nos las brinda, como parte de sus obligaciones, el gobierno. Pero la otra parte, la más importante, la debemos llevar cada uno de nosotros.
Dice el adagio popular: “la oportunidad hace al ladrón”. Más ciertas no pueden ser estas palabras cuando las aplicamos a la realidad. Hace poco, una persona retiró del banco la cantidad de 300 mil pesos y se le hizo fácil introducirlos en una bolsa negra para luego ir a comer a un restaurante chino de la misma zona.
Esta acción lo puso indefenso, ya que tres tipos entraron al local y en su propia mesa le arrebataron el efectivo, esto a punta de pistola.
Si la víctima hubiera tenido un poco de precaución, pues lo correspondiente era que se hiciera acompañar de otras personas y que se hubieran retirado del lugar lo más rápido posible y en un trasporte seguro. Pero no lo hizo así y prefirió jugar con la suerte.
Pero usted agudo lector me respondería: aún cuando fuera acompañado y con un vehículo particular, cuando te quieren asaltar, te asaltan, si les roban hasta las compañías de valores.
Y lo anterior puede que esté lleno de razones. Pero para qué necesitaba tanto efectivo, no es más fácil un cheque o una transferencia interbancaria. O por qué razón, sí ya lo traía el dinero, se metió a comer a un restaurante, era mejor que lo hiciera antes del retiro.
Así como esto, puede haber otras razones de un comportamiento que propicia un delito.
Lo mismo pasa con los accidentes. Cuántos casos se han enterado de que por culpa de una vela, se quema una casa. O que por un cigarro encendido, hay un incendio forestal. O por no tirar una llanta vieja del patio, una familia completa se enferma de dengue.
Todos los anteriores casos son por un descuido o negligencia de las personas, por falta de una cultura de la prevención. Por ello, solo de imaginarme cuantos delitos y accidentes se podrían prevenir, solo con eso, contribuiríamos mucho para formar una comunidad verdaderamente segura.
Cuando nos demos cuenta, que para parar a la delincuencia es una asunto ciudadano y no de policías, la sociedad dará el gran paso para el desarrollo del país. Cómo, pues cuidándose así misma.

Arte urbano
Es un gusto darse cuenta que los Ayuntamientos ya están brindando espacios de expresión para los jóvenes creadores del arte urbano.
Tuxtla Gutiérrez fue pionera en este acercamiento entre el gobierno y graffiti, parte de la cultura del “hiphop” y de la creación alternativa con la que cuentan la juventud para decorar sus espacios públicos.
Ahora, el Ayuntamiento de San Cristóbal de las Casas se dio cuenta que no es momento de satanizar a los “muchacho” y menos de tratarlos como delincuentes o pandilleros.
La Alcaldesa, Victoria Cecilia Flores Pérez, optó mejor por organizarlos y dejó atrás las prácticas de persecución a los graffiteros, lo que hace unas administraciones pasadas terminó con la homicidio de un menor.
La labor de la Presidenta Municipal a dejado de manifiesto que el ayuntamiento y los jóvenes se pueden organizar, como el exitoso concurso de graffiti que se desarrollo bajo el tema de “embarazos no deseados” el cual se coordinó con el Instituto Estatal de la Juventud en el marco del "Día Mundial de la Juventud".
Esta decidida labor de integración al grupo de arte urbano, generó que la administración de Victoria Flores emprendiera la construcción de un parque temático para los jóvenes que gustan andar en bicicleta y que en próximos días inaugurarán el primer “Bikers Park” en el “Valle de Jovel”, con el que se dignifica ese deporte practicado por las juventudes sancristobalenses.
Por lo anterior, me quedo con esta declaración de Flores Pérez: "los jóvenes poseen una energía natural que tienen que canalizarla de manera positiva; qué mejor que de esta manera, a través de sus espacios realicen deportes y actividades culturales. Esta es una de las formas para que se respeten los edificios públicos e históricos del graffiti". Tu muy bien.

Terminé
Comentarios en:
Twitter: @VinicioPortela